Lo tiene todo
Lo tiene todo.

Bizcocho de manzana y canela

  • Comentar
  • Imprimir

La manzana y la canela son una combinación ganadora. La primera da jugosidad a este bizcocho, y la segunda, aroma. Las nueces ponen el punto crocante.

Si algo bueno tienen el otoño y el invierno es que son las temporadas en las que brilla una enorme cantidad de magnífico producto hortícola y frutícola, como las manzanas. Y pocas cosas huelen más a otoño que un buen bizcocho de manzana con canela: eso es así, no me discutáis.

En casa tengo un arbolito que año sí, año no, decide inundarnos de manzanas completamente ecológicas y asalvajadas (solemos hacerle caso omiso a la pobre criatura, pero más naturales que nuestras manzanas no hay nada). Así que me veo obligada a preparar muchas recetas con manzana a lo largo del otoño: no todo en mi vida es glamour y limusinas, también sufro cocinando y horneando.

Este bizcocho de manzana es relativamente sencillo y muy vistoso, gracias a esos hermosos pedazos de manzana a la vista. La manzana le aporta jugosidad, aroma y sabor, que completamos con un puñado de nueces que hacen buen papel casi en cualquier bizcocho. Para que los gajos de manzana queden razonablemente bonitos uso dos trucos:

  1. Una vez pelada la manzana, bien entera o partida por la mitad y antes de cortar los gajos, le paso un estropajo de fibra verde nuevo y limpio para lijarla y quitarle las aristas que dejan los cortes. Quedan suaves y redonditas, si la manzana va a quedar visible en el dulce el resultado es fetén. Podéis obviarlo si os parece muy loco.
  2. El volumen de la manzana, y de cualquier otra fruta, se reduce en el horneado porque en el proceso de cocción pierde mucho líquido por evaporación. Si antes de añadir manzanas a un dulce las precocinamos ligeramente en el microondas, tapaditas, solo hasta que empiecen a estar tiernas, conseguiremos que pierdan una parte del volumen antes de añadirlas al bizcocho, por lo que no se reducen tanto una vez dentro de la masa y no quedará tanto hueco entre esta y las manzanas. Este truquete es muy útil, por ejemplo, en tartas de manzana al estilo americano, con una tapa de masa tipo empanada.

El levado de este bizcocho se genera en parte gracias a que batimos la mantequilla con el azúcar para incorporar burbujitas de aire, y en parte por la levadura química, el Royal de toda la vida. Para batir bien la mantequilla, esta debe estar blanda -¡no derretida!-, que mantenga su forma pero que ceda al apretarla con un dedo (la mantequilla pomada es otra cosa, precisamente con la consistencia de una pomada). Otro consejo: si se te ha olvidado dejar la mantequilla a temperatura ambiente y quieres usarla ablandada, córtala en trozos en un bol y métela en el microondas de tres en tres segundos a máxima potencia, comprobando cada vez cómo va ablandándose. Si lo haces con tiento tendrás mantequilla ablandada en un plis, lista para cualquier dulce que la necesite.

Para que el bizcocho suba como es debido conviene que tanto la mantequilla, como ya he dicho, como el huevo, estén a temperatura ambiente. Si tienes más dudas sobre bizcochos, tienes una buena colección de ellas contestadas en nuestro artículo sobre cómo no convertir tu bizcocho en un ladrillo.

Dificultad

Solo la de montar debidamente el azúcar con la mantequilla, para lo que conviene usar un robot con pala o una batidora de varillas.

Ingredientes

  • 85 g de mantequilla ablandada
  • 150 g de azúcar
  • 1 huevo a temperatura ambiente
  • 225 g de harina
  • 2 cucharaditas de impulsor químico (Royal)
  • 1 pizca de sal
  • ½ cdta. de nuez moscada molida
  • ½ cdta. de canela molida
  • 160 ml de leche
  • 50 g de nueces picadas
  • 2-3 manzanas reineta (o Granny Smith)
  • 1 limón
  • Azúcar glas para espolvorear

Elaboración

  1. Calentar el horno a 180° para que esté a punto cuando terminemos de hacer la mezcla, es importante no meter la masa en un horno insuficientemente caliente.
  2. Poner en un bol el azúcar y la mantequilla ablandada, batir con varillas (con robot o batidora eléctrica) a velocidad alta hasta que la mezcla esponje y se ponga blanquecina.
  3. Agregar el huevo y batir durante un par de minutos, rebañando la mezcla de las paredes del bol para que se mezcle todo perfectamente.
  4. Pasar la harina con el impulsor químico por un colador para tamizarla, junto con la canela. Agregar la nuez moscada y la sal.
  5. Añadir la mezcla de sólidos y la leche a la mezcla de mantequilla, en un par de tandas alternando sólidos y leche, y mezclando cada vez. Agregar las nueces picadas y homogeneizar.
  6. Preparar un molde -mejor de base desmontable-, untándolo con mantequilla y espolvoreándolo de harina. Verter la masa en el molde.
  7. Pelar y descorazonar las manzanas. Cortar en gajos relativamente gruesos -unos ocho gajos por manzana-, como se ve en la foto, y rociarlos con el zumo de limón. Colocarlos sobre la masa, empujando un poco para que se introduzcan en ella.
  8. Cocer el bizcocho en el horno unos 40-45 minutos. Probar que esté cocido introduciendo una brocheta en el centro; debe salir limpia. Si sale con restos de masa sin cocer, prolongar la cocción otros cinco o 10 minutos.
  9. Sacar el bizcocho y dejar templar 10 minutos. Desmoldar con cuidado y pasar el bizcocho a una rejilla para que enfríe por completo. Espolvorear con azúcar glas, si se quiere, cuando esté frío.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a [email protected].

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista